Cuando queremos tener un espacio recogido en el jardín donde pasar el rato o practicar alguna afición, pero las pergolas de madera se quedan justas, la mejor alternativa son los cenadores de madera, una solución pensada en el largo plazo.

Diferencias entre cenadores de madera, pérgolas y porches

Cenadores de madera en el jardin

Los cenadores de madera son muy parecidos a las pérgolas, comparten las mismas características principales, pero se diferencian en que el techo es 100% impermeable, es fijo sin posibilidad de cubrirlo o descubrirlo como algunas pérgolas, y en ocasiones se coloca un pavimento como base.

De esta forma, los cenadores no son un elemento de paso como lo pueden ser las pérgolas, sino que se establecen como una estancia más de la casa pero en el exterior. Es habitual amueblarlos y dotarlos de cualquier comodidad que podamos tener dentro de la propia vivienda.

Los porches son parecidos a las pérgolas en cuanto a estructura y uso, pero la diferencia básica es que van unidos a la fachada de la casa, mientras que las pérgolas de madera y los porches no, suelen estar más aislados, en medio del jardín por ejemplo.

Dónde colocar el cenador de madera

Se suelen colocar en los rincones más acogedores del jardín, donde están las mejores vistas y donde se concentra la mejor temperatura ambiental, en general se colocan en el mejor lugar del jardín, pues se convertirá en nuestro rincón de relax. Los lugares más habituales suelen presentarse cerca de la piscina, si tenemos, y cerca de la barbacoa, para protegernos del sol y la lluvia mientras disfrutamos de una buenca comida en buena compañía.

Cenadores de madera baratos

Son más económicas las pérgolas de madera, o los porches adosados, pero si te decantas por cenadores de madera baratos, los mejores en relación calidad precio son los de madera de abeto laminada, o los de madera de pino. Hoy en día tenemos soluciones a medida, y alternativas prefabricadas con unos acabados de alta calidad que consiguen abaratar el precio hasta un 300%.

Lo que sí es ineludible es contratar a instaladores cualificados, porque nosotros mismos no vamos a poder montar un cenador, la estructura es compleja y al instalarse bajo un techo impermeable tenemos que tener la seguridad de que está perfectamente montado para evitar accidentes.

Lo que siempre recomendamos antes de hacer un gran desembolso es comparar precios y servicios, pedir presupuestos e informarse bien, porque el más caro no es siempre el mejor, y el más barato puede que no cumpla vuestras expectativas. Por eso tenemos que estudiar todas las ofertas y decidirnos por la que mejor se adapte a nosotros, teniendo en cuenta el presupuesto, la localización de nuestra vivienda y la climatología.