Si pasas mucho tiempo en tu pérgola, quizás te convenga convertirla en un porche de madera, con una cubierta que proteja más del sol, la lluvia y el viento. Los porches de madera se utilizan como anexos a la vivienda, pudiendo hacer vida cuando el clima es templado.

En este artículo te explicaré las cosas que hay que tener en cuanto al convertir una pérgola en un porche de madera, qué tipos de madera son más recomendables, el tratamiento que le debes dar, la estructura del porche, el apoyo de los pilares, el aislamiento térmico de la cubierta y los acabados finales.

Porches de madera con una pérgola como base

Construir Porche de madera a partir de una Pérgola

Los porches se diferencian de las pérgolas por la cubierta, que es completa y con una estructura más sólida. Los travesaños suelen estar en pendiente, mientras que las pérgolas los suelen tener colocados en horizontal.

Lo primero que debemos averiguar es si la estructura de la pérgola va a soportar el peso de la cubierta.  Después tendremos que acomodar la estructura, los pilares de la pérgola de madera, para que se adapten a nuestro porche. Para esto tienen que estar en forma de pendiente. Los porches de madera obligatoriamente tienen que tener la cubierta en pendiente para evacuar la lluvia y la nieve, en caso contrario el peso podría hacerla venir abajo.

Maderas recomendadas para porches

Es esencial que la madera de la pérgola sea laminada, de esta forma nos aseguraremos que tenga la suficiente resistencia para aguantar el peso de la cubierta.  Con la madera laminada podemos saber cuánto peso va a poder soportar, y es mejor que de esto se ocupe un experto.

Tratamientos de la madera

Si tu pérgola base no está protegida, deberás aplicarle un tratamiento contra el agua, la humedad, el sol y los insectos. Existen barnices que penetran en los poros e impermeabilizan la madera.

La importancia del apoyo de los pilares

Los pilares en los porches de madera son muy importantes, nos van a mantener la estructura en su sitio. Por eso es imprescindible que éstos estén protegidos en su contacto con el suelo, para evitar que se dañen con humedades o insectos. Lo mejor son las protecciones metálicas con capacidad para evacuar el agua.

Acabados en la cubierta de las pérgolas de madera

Es recomendable que la cubierta esté aislada térmicamente, para protegernos del calor y del frío. Las tejas tradicionales son una buena solución, son bonitas e impermeabilizan muy bien. Si quieres ahorrar en costes, las tejas asfálticas también son una buena solución.

Si no te ves con ánimos de convertir tu pérgola en un porche de madera, puedes ponerte en contacto con profesionales del mercado para que te ayuden, o directamente comprar un porche y vender la pérgola.

Si quieres saber más sobre pérgolas, en la sección guía para comprar una pérgola de madera te explico todo lo que tienes que saber antes de comprar una, y si lo que quieres es hacer la tuya propia, puedes leer la guía para construir una pérgola.